viernes, 27 de enero de 2017

Primera reseña del 2017: EL TREN o de cómo descubrí mi estilo


 Exacto; increíble, ¿no? Ayer hablábamos del primer cuento publicado este año ("Todos los gatos cazan ratones"), ¡y hoy ya hablamos de la primera reseña de este año!

 ¡Y es una reseña maravillosa! No sólo por las palabras que vierte respecto de mi obra EL TREN, sino por el análisis pormenorizado, riguroso y detalladísimo que hace el reseñador/crítico Blas Cabanilles Folgado, a quien le agradezco esta felicidad inmensa.

 Pero quisiera agradecerle algo más: y es que logró hacerme comprender características de "mi estilo", esa cosa indescifrable, ese je ne sais quoi  que todo autor busca hacer surgir con tantas ansias. Es decir, me hizo dar cuenta de que ¡ya tengo un estilo propio!

 ¡Ok, ok, lo reconozco! Muchos amigos, lectores y editores ya me lo habían dicho (y sobre todo mi mayor y mejor apoyo literario: el escritor Guillmermo Echeverría, orgullosamente, mi esposo): que sí, que yo ya tenía un estilo definido.

 Pero es que recién ahora lo acabo de ver en toda su plenitud y con mis propios ojos:

 Desde el juego de tramas personales-globales, 
y los finales que rediseñan todo lo anteriormente dicho, o destruyen para construir. 
Pasando por la idea de cambio radical, 
el dar por sentado y como normales cosas que no son totalmente aceptadas o que ni siquiera son contempladas como posibles en nuestra sociedad 
(presentándolas como un hecho y no como un problema). 
Hasta el barroquismo en la forma de mi escritura,
 la separación en hechos-parágrafos bien marcados, 
y el acento en relatar los sucesos a través de la descripción... 
De pronto, en el espejo de este fabuloso lector que tengo el privilegio de tener, ME descubro.

 Y entonces siento en carne propia lo que antes era algo teórico: es absolutamente imposible ser escritor sin tener al menos un lector. Un otro imprescindible que no sólo reconstruye hermenéuticamente la obra decir (reintérpretándola), sino que ayuda al propio escritor a verse a través y en ella. 
 Así que MIL GRACIAS, Blas (te tuteo porque representás mucho para mí, aún sin conocernos más que a través de El TREN).

 Y ahora, los dejo con esta fabulástica reseña. Una de esas que uno sueña cuando el libro sale a dar sus primero pasos de la mano de una editorial; y en este caso, de los geniales responsables de la magnífica, y ultra generosa y responsable editorial Café con Leche...

Biblioteca-T

Comentario de El tren



Comentamos El tren, de Teresa P. Mira Echevarría, publicado por la editorial Café con leche. Una editorial que apuesta fuerte por las novelettes y las historias eróticas.

Las bibliotecas son un lugar con un objetivo muy concreto: guardar, proteger y recomendar obras, sobre todo literarias, para el disfrute de cualquier persona. Así que, siguiendo esta premisa, he decidido dar un espacio mensual en Biblioteca-T a todas aquellas historias que, por su temática o su formato, sean afines al blog. Se trata de un comentario libre sobre aquellos aspectos más interesantes que ofrece, tanto positivos como negativos, a medio camino entre la reseña y la crítica.

La segunda obra que comentaré como bibliotecario es El tren, de Teresa P. Mira Echevarría, que podéis comprar en digital en el enlace de abajo por 3,99 cuando terminéis de leer la entrada y os convenza. Aunque también podéis comprar El tren en formato físico, porque el papel siempre huele mejor que la pantalla, por solo 9,99 (vamos, un cubata caro).

El tren, de Teresa P. Mira de Echevarría. Editorial Café con leche.

Podéis leer este comentario tanto si habéis leído la novelette como si no. No destripo nada que pueda afectar negativamente a quien aún no la ha leído.

Todos los comentarios seguirán el mismo índice, salvo excepciones sujetas a cada obra en particular. Y, sin más, empezamos.

1. Presentación

Un planeta inexplorado. Unos raíles que nadie sabe cómo llegaron allí ni hacia dónde conducen. Jules Gare y su ejército deberán recorrerlos en tren para descubrir las maravillas de ese mundo, al mismo tiempo que intentan mantener contacto con la especie de los astados. Sin embargo, la incapacidad de Jules por mostrar sus sentimientos pondrá en peligro la misión cuando aparezca un hombre relacionado de alguna manera con estos seres.

2. La trama

He decidido ubicar este punto al principio porque me permite situaros en la historia. Voy a comentar cuatro aspectos que me parecen los más importantes cuando hablamos de una trama: el interés real que tiene, las herramientas de las que se vale para enganchar al lector, la originalidad de la misma (o el buen tratamiento de la no originalidad) y el ritmo.

En esta novelette, el interés real se divide en dos: la situación sentimental del protagonista y el destino final del tren. El interés por ambas tramas se va alternando, aunque no son independientes. Las consecuencias de una afectan a la otra. Pero esta alternancia y los cambios rápidos de ritmo hacen que sea fácil seguir leyendo.

Destacaría, pues, tres herramientas que la autora utiliza para enganchar al lector. La primera de ellas son las maravillas que nos muestra del mundo que recorren. Esto se mezcla con el estilo poético de su prosa y provoca que la imagen de nuestra imaginación sea muy bonita.

Teresa usa una técnica que me gusta mucho y que veo muy pertinente en su historia: no contar cómo se ha llegado al punto de salida. Esto no significa tampoco que empezamos in media res. Simplemente, la historia arranca donde debe, sin abrumarnos con detalles de introducción, como la preparación para el viaje o aspectos de la construcción del mundo ficticio, que muchas veces se hace cansino.

Por último, como digo, el misterio de la meta del tren y de cómo resolverá Jules su situación sentimental son dos fuertes enganches para el lector. Sobre todo, porque poco a poco hemos ido formulando nuestras propias teorías y queremos resolverlas.

En cuanto a la originalidad, veo que la base de la trama sigue una línea conocida: la exploración de un nuevo mundo. Pero los detalles del mundo y cómo lo exploran, cómo se van cerrando las subtramas, eso sí me ha parecido original. Tengo que decir que el final en sí no me ha parecido muy original, pero las reflexiones que hace el protagonista de él sí. Esas reflexiones le aportan un valor extremo que hace que cambie nuestra forma de ver la historia que acabamos de leer. Y eso siempre se agradece.

Como decía antes, la historia tiene un ritmo rápido. Aunque a veces nos dé la sensación de no avanzar, enseguida ocurre algo que nos arrastra de un salto. No saber cuándo va a venir ese aumento de ritmo, ese pico de acción, te hace estar alerta en todo momento durante la lectura. Como cuando, sin previo aviso, Jules enferma y todo sucede muy rápido.

«Al acercarme al espejo que pendía sobre la jofaina, me quedé petrificado, con el peine en el aire. El espectro que me miraba desde el cristal no era yo, ¡no podía serlo!» (página 25).

3. Los personajes

Es difícil hablar sobre los personajes de El Tren. No conocemos su pasado, por lo que debemos pensar que todos sus actos son creíbles y coherentes con su forma de ser. Tras unas pocas escenas ya conocemos la personalidad de los personajes importantes, que son básicamente tres: Jules, el protagonista; Pierre, su segundo al mando en el tren y pareja sentimental; y Polter, el nuevo recluta, con el que empieza una aventura.

No es hasta casi la mitad de la historia cuando aparecen otros personajes importantes, como el jefe y la reina de los astados, la especie pensante y autóctona de ese planeta.

Aclarado esto, puedo decir que Jules es el mejor personaje. A veces los protagonistas son muñecos vacíos que el lector debe llenar inconscientemente para mejorar la identificación con él. A veces esto se hace para enganchar al lector. Aquí no. Jules está muy bien construido, lleno de matices. Terminamos conociéndolo, pero, sin embargo, sigue siendo alguien imprevisible.

Los secundarios existen para beneficiar este aspecto del protagonista. Todos los secundarios sirven para un propósito, pero no están tratados con tanta profundidad. Es cierto que es una novela corta y hay que dar más importancia a otros aspectos, es cierto que los secundarios no son un problema en El tren, pero me hubiera gustado que cada uno tuviera una función independiente del protagonista (que no de la trama principal). Un ejemplo claro es la bióloga que los acompaña, que solo aparece en el texto cuando tiene que investigar la fauna. Aunque siempre ha estado ahí, nunca la habíamos visto.

Para finalizar con los personajes, decir que la sensación de multitud se consigue con maestría. En todo momento imaginamos el tren lleno de gente. Una comparsa más que necesaria y excelente.

4. La redacción

El estilo que utiliza la autora es un estilo descriptivo. Tanto de los paisajes exteriores y de las escenas de acción como del discurso interior que se fragua dentro de Jules, el protagonista. Nos sentimos postrados alrededor de una fogata mientras nos cuentan la extraordinaria aventura de este tren y sus ocupantes.

Las palabras que utiliza son conscientes del sentido de la maravilla que están creando, aunque a veces se repitan, si no con exactitud, sí con sinónimos, volviendo a recalcar un sentimiento o reflexión que ya habíamos deducido unas líneas antes. Esto no entorpece la lectura, tranquilos. A lo mejor a algunos les hace levantar una ceja, pero creo que te mete más en la historia.

Lo único que voy a criticar es el uso de la cursiva. Hay un flashback entero en cursiva de forma innecesaria, ya que termina y acaba con el icono del tren. Está lo suficientemente diferenciado para no necesitar recarga tipográfica.

Al contrario de lo que ocurría con la serie de Víctor Blanco, que tenía un estilo más directo, aquí la autora muestra un estilo envolvente. Muy apropiado para el tipo de historia.

«Allí estaba esa luz pálida como de jade, atrayéndonos sin ejercer acción alguna. Allí estábamos nosotros, cayendo sin caer» (página 82).

5. Experiencia lectora

Ahora vamos a hablar de la experiencia lectora. Comentaremos la implicación emocional del lector, lo que aprendemos como lectores y también como escritores gracias a esta novelette y lo que podemos plantearnos tras su lectura.

Existe implicación emocional del lector, igual que ocurría en la serie de Tiempo de matar que comentábamos el mes pasado, sobre todo con el protagonista. Es cierto que en historias de corta extensión el personaje principal debe ser uno de los elementos más fuertes del texto, y eso no es diferente en El tren, como decía antes. Sin embargo, es la trama amorosa lo que une a Jules con el lector en cuanto a implicación emocional. Esto corrobora la necesidad de ambas tramas, que se complementan.

La experiencia lectora es muy rica. Por poco dinero, en este centenar de páginas nos regalan muchas escenas diferentes, muchos descubrimientos que dan la sensación de que somos nosotros los que avanzamos encima de ese tren. A esto ayuda la distribución de los párrafos, separados no solo por partes diferenciadas y numeradas sino también por el icono de un tren. Esta separación por el dibujo del tren, esta estructura en la novela, refuerzan la experiencia de forma positiva.

¿Qué aprendo como lector?

Como lector, indudablemente, aprendo dos cosas relacionadas entre sí. La primera de ellas depende un poco de tus lecturas previas y de tu concepción del mundo literario. Esta es la necesidad de la trama amorosa.

Estamos (me incluyo) muy acostumbrados a que la trama amorosa de las historias que conocemos sea un anexo morboso que atrae a un público diferente al que está realmente destinada la novela. Muchas veces desmerece o echa para atrás y al final se consigue una mezcla extraña. A mí me ocurre con Los juegos del hambre e incluso con Memorias de IdhúnAquí esto no ocurre. Y es de agradecer.

Además, algo que ni debería mencionar: la trama amorosa es entre dos hombres. Aprendamos ya los lectores que esto es normal.

¿Qué aprendo como escritor?

Como escritor aprendo a no tener miedo a callarme. Es habitual querer arrojar luz sobre el lector desde el inicio, darle todos los detalles para que no se pierda y entienda todo lo que le queremos decir. Esto a veces sobrecarga y es un error.

Por supuesto, también aprendemos a utilizar descripciones bonitas con palabras maravillosas. Depende de la historia estas funcionan mejor o peor, aunque sí es cierto que últimamente se recomienda no abusar de las descripciones y esta recomendación a veces tiende a convertirse en una prohibición. Debemos tener cuidado y evitar esto.

¿Y qué me ha planteado?

Personalmente me ha planteado varios dilemas. El primero de todos no lo puedo comentar mucho ya que sería destripar el final. Simplemente repetiré lo que ya he dicho. El final hace que te replantees todo lo que te han contado. Eso me ha recordado que no se puede analizar una obra sin terminar de leerla.

La otra cuestión es sobre el tratamiento de los personajes y las personas. Hay aspectos de la vida tan normalizados entre la tripulación del tren que abruman. No porque sean incorrectos (hablo, por ejemplo, del suicidio colectivo respaldado por la ley), sino porque son tan diferentes a lo que estamos acostumbrados… Un amigo mío siempre me dice que hay que dejar de pensar desde la perspectiva de los humanos. Yo añado que hay que dejar de pensar desde cualquier perspectiva cerrada, en general.

«No era el telegráfico contenido de lo que había dicho, sino cómo lo había dicho. Su voz era la de una niña humana, aunque más áspera y rugosa. Sin embargo, en el momento de citar a Polter, había sido la voz de este la que había salido de su boca; como en una grabación» (página 46).

6. Conexión con la realidad

El tren no tiene ninguna conexión con nuestra realidad salvo por la especie humana y los elementos heredados de nuestra cultura, como el propio tren o los satélites de comunicación que se nombran.
En ningún momento se menciona la Tierra ni el año en el que estamos. No se menciona cómo han llegado a ese mundo. Solo saben lo que deben hacer allí, cuál es su misión.

Sabemos que los humanos llevan tiempo en ese planeta, suponemos que no están anclados a él, pero no sabemos nada más.

7. Objetivo

Esta historia, esta novelette, cumple con su propósito. Consigue maravillarnos, conducirnos hasta unos razonamientos necesarios hoy en día mientras descubrimos qué hay al final de los raíles. Todo esto que vengo relatándoos en el comentario de hoy de la necesidad de plantearse cuestiones que nos parecen extrañas, pero que no deberían serlo, es algo que consigue remover la autora en nuestro interior.

También consigue conmovernos. Tiene una historia de amor que no nos empalaga, no nos parece innecesaria. Eso es un logro, para mí, actualmente, en el mundo literario. Y, además, es todo un relato de ciencia ficción con todas las de la ley. Un ejemplo en contra de la diferenciación de géneros que, por suerte, hoy en día no se lleva tan a rajatabla.

8. Molonidad

¿El tren mola? Sí, mola. Pero, ¿por qué mola?

Mola porque hay un tren gigante recorriendo un planeta inexplorado. Mola porque el tren está comandado por un tío raro e imprevisible. Mola porque hay un bosque de gusanos gigantes que comen mantarrayas voladoras. Mola porque la autora consigue expresar el encuentro entre las dos especies de una forma para nada antropomorfa. Y mola porque Teresa escribe muy bonito.

Editorial Café con Leche

 ¿Qué más puedo decir de El tren?

Que, si todavía no te he convencido, aquí te dejo el enlace a la versión en digital. Recuerda: muy poco dinerito, solo 3,99: https://lektu.com/l/cafe-con-leche/el-tren/6073.

Y aquí otro a la versión física, en papel: http://www.editorialcafeconleche.com/producto/el-tren-edicion-fisica/


Gracias, nuevamente Blas Cabanilles.




jueves, 26 de enero de 2017

Primer cuento del 2017... ¡y tenía que ser sobre un gato!


Primer cuento publicado del 2017... ¡y tenía que ser sobre un gato!

Se trata de mi cuento: "Todos los gatos cazan ratones".

Lo extraño del cuento, además de su temática (que al principio no pareciera tener nada que ver con los gatos), y de lo raro del "gato" en cuestión (como era de esperarse); es que a mí me gustan más los perros y...

¿Y por qué hay una imagen de una estrella cefeida (que le roba masa a otra) en un cuento sobre gatos?
¡Porque es un cuento mío! ¿Qué esperaban?

Pero mejor léanlo ustedes mismos.

Lo encuentran en la página 101 de la revista española miNatura (pueden leerlo online haciendo click AQUÍ), junto con otros cuentos e ilustraciones de grandes autores y excelentes artistas.

Sí, sí, ya lo sé: "Que este ser peludo, amodorrado entre las flores, no es un gato sino un lince".
¡Pero es mi felino favorito!

Y entonces, ¿por qué un gato? Bueno, porque la Revista Digital miNatura convocó para su número 154, cuentos muy breves (una carilla apenas) que tuvieran como temática "GATOS" y recordando tantos gatos célebres, como los de Baudelaire Lovecraft Heinlein, no me pude contener...


Espero que les guste el relato, y mil gracias al editor Ricardo Acevedo Esplugas por incluirlo.




lunes, 19 de diciembre de 2016

Bisagra, "Leitmotiv" y Reinventarse todo el tiempo


   Todos los años, desde que hago el blog (no muchos, por cierto) planteo una bisagra entre años.
"Point of Creation" - Mira Nedyalkova
     No es ni una revisión de los hechos sucedidos en el año, ni un lista de deseos para el siguiente.
    Es algo así como determinar qué Leitmotiv, o sistema simbólico va a actuar como mapa para lo que está por venir...

-Entre el 2014 y el 2015, propuse no dejar de hablar de los supuestos "temas superados" y, con Tom Petty cantando, proclamé "I Won't Back Down"... "No voy a retroceder".

-Entre el 2015 y el 2016, me recordé cuál era mi propósito, basándome en mi héroe Philip K. Dick"Mi trabajo es crear universos", ser escritora, y publiqué un artículo mío.

Ahora, en el paso 2016 a 2017, y como si fueran capas; estas visiones que se van apoyando unas sobre otras, generan una nueva: que es la síntesis de las anteriores (es decir, que las contienen y las expanden)...

   Pensando en esta bisagra, recordé una película basada en un cuento del mismo Ph. K. Dick: "We Can Remember It for You Wholesale" en la que se basaron muuuuuuy libremente dos películas: Total Recall (la del director Paul Verhoeven, de 1990, y la de Len Wiseman, del 2012).
   Bueno, la segunda es la que me interesa...



   NUEVO LEITMOTIV... La memoria (como mi historia) es una construcción; nos influye pero no nos determina. Al contrario, nosotros siempre estamos reconstruyendo nuestros recuerdos. Y, como los estamos reconstruyendo todo el tiempo, NOS estamos reconstruyendo todo el tiempo. ¡Y eso es FABULOSO!

   Algo muy importante: el personaje siempre está soñando otros horizontes, desea otras cosas diferentes a las lo rodean, quiere ser más. No ser superior a otros, sino superarse. Y en cierta forma, todo se detona cuando se decide a hacerlo (aunque sea de la forma más "segura" posible).
   En el cuento y en las películas, se produce un gran cambio en el personaje cuando su memoria es cambiado por completo (en la nueva película, el tren que atraviesa el centro de la Tierra y lo lleva de su hogar humilde hasta, literalmente las antípodas opulentas, donde trabaja; constituye un símbolo perfecto)... pero aún así, algo permanece en él.
   Es como si al cambiar las experiencias y recuerdos de ese ser humano (y, por ende, cambiar su persona completa), en lugar de hacer salir a la luz su calidad de "constructo", fruto de la historia, las circunstancias y la sociedad; consiguieran lo opuesto: depurar todo lo accesorio y dejar expuesto el núcleo de quién es verdaderamente y, sobre todo, DE QUIEN QUIERE SER.
   DE QUIEN ELIGE SER.

    Y he ahí el nuevo leitmotiv... reconstruirme una y otra vez, en lo que escribo y en lo que soy (que son mi núcleo firme).
 Rehacerme, una y otra vez. No quedarme en lo cómodo, experimentar.
 Fluir hacia todas las posibilidades: como si fuera mujer, varón, local, foránea, yo, mis otras versiones más claras y más oscuras, más humildes y más desvergonzadas, más simples y más complejas, (como van a ver en el video: Colin Farrel e Ethan Hawke)...
 Hasta lograr elegirme... 
 "Yo", sin egos inflados, pero sin importarme lo que los demás quieran construir de mí. 
   
   Una escena que siempre me gustó es ésta.
   "El claro de Luna" y el tercer movimiento de "La tempestad" de Beethoven, tocadas al ritmo que el protagonista quiere/puede, fruto de una habilidad que no recordaba que tenía, pero capaz de crear una nueva esencia en él, conforme a lo que elija ser...

El corte del director, Len Wiseman, de Total Recall (versión 2012)

    Es impagable y conmovedor el momento donde el protagonista se da cuenta que puede hacer algo que ignoraba que podía... Observen la maravilla del rostro del brillante Colin Farrel al darse cuenta que es capaz de tocar el piano sin recordar, si saber, que podía... GOZO PURO...
   Y luego, al intercambiar la tecla establecida (la tecla que está en el piano) por la que lleva consigo (y que no sabía aún qué cosa era): es decir, al cambiarla por su propia tecla, su propia llave, su propia clave personal... no sólo logra armar la melodía completa, sino que descubre un mensaje cifrado de sí mismo... él con otro rostro (el genio de Ethan Hawke)... O sea: se descubre.

   Bueno... ahora es el turno de escribir (sin retroceder y creando nuevos universos. Reafirmando LO QUE SOY: ESCRITORA). Escribir esas historias que se supone que uno no sabe que ya tiene adentro, y que puede y debe plasmar en cuentos y novelas... ¡Y hacerlas nacer!





jueves, 24 de noviembre de 2016

"Terpsichore" reseñada en APEX MAGAZINE


"Terpsichore" (así, en inglés, gracias a la impecable traducción de Lawrence Schimel), que tiene su nido en Spanish Women of Wonders (Alucinadas en inglés), editada por las geniales Cristina Jurado y Leticia Lara, y que también salió en una publicación especial de la revista STRANGE HORIZONS... 

¡ahora ha sido reseñada junto a grandes autores, por la escritora A. C. Wise en la revista APEX MAGAZINE!

¡No paro de sonreír con esta grandiosa reseña!


Words for Thought–December 2016


by  on Nov 23, 2016 in Blog 


Winter can be a bleak time of year, with colder weather and shorter days. It can be a time for introspection, and as such, December’s Words for Thought focuses on stories about the nature of self, and the struggle to find a balance between the light and the darkness within.

/.../

Terpsichore by Teresa P. Mira Echeverría (translated by Lawrence Schimel) published at Strange Horizons in October, tells the story of a lone woman on ship designed to pierce the veil between realities. Her sole companion is Piotr, a zombie of sorts, animated by the ship’s AI.
The boy was a kind of Schrödinger’s cat who would always remain animate so long as he never left the undifferentiated space of the ship. Within the Terpsichore, he would be alive and dead at the same time, and it was in that state that he had been possessed by the ship’s AIs almost half a century ago. A state that could be prolonged eternally.
Piotr’s role is ensure that Captain Levitanova, Stephana, remembers herself and comes back from the journey with knowledge gained by meeting other possible versions of herself from other branching realities. From the outset, there’s an uncanniness to Piotr that makes his stated purpose seem suspect. However, Stephana continues with the mission, allowing him to guide her to a meeting with multiple versions of herself, the result of diverging events and choices in their past. Each version of Stephana carries a code name, Salmon, Wolf, Panther, Swan, and so on. Some are war-like, some manipulative, some submissive, some seductive. Stephana, Salmon, the one who returns home, struggles with the other versions of herself. How can they be so different, and yet also literally her? What separates them from her? Is she capable of their violence, their cunning? In the end, Piotr opens up a world of larger possibilities for her, giving her a choice – who is she, and who does she want to be? The imagery throughout the story is striking, giving the narrative a dream-like quality. There’s a sense of the mythic, and the cosmic. Where does the line between self and other lie, the possible and the impossible? Perhaps they aren’t so impermeable after all.

Los otros cuentos y autores recomendados son imperdibles: The House That Jessica Built (Nadia Bulkin), Skills to Keep the Devil at Bay  (Lia Swope Mitchell), Migration  (Tananarive Due) y Perfectly Not Normal (Alexis A. Hunter).



miércoles, 16 de noviembre de 2016

Guillermo y yo, y una breve entrevista en Alephi


Lo que no suelo decir en este blog, es que tenemos un página de Facebook, compartida entre Guillermo y yo, bajo el nombre de un personaje que inventamos a partir de dos grandes pintores que admiramos: Norman Rockwell y Edward Hopper.

 Por eso solemos figurar, como dúo de escritores, bajo el pen name "Rockwell Hopper".

 Hoy tenemos el placer de haber sido entrevistados en una publicación internacional de habla inglesa, junto a un grupo de escritores de Ciencia Ficción de todo el mundo, sobre nuestros autores de referencia.

Aquí está la nota, gracias a Alephi.

ALEPHI



WHICH SCI.FI. BOOK DO YOU LIKE?



Alephi is going to celebrate the December month as the month of Sci.Fi. writers. We ask one small question to the Sci.Fi. writers worldwide…

TERESA P. MIRA DE ECHEVERRÍA, born in Buenos Aires, Argentina, holds a doctorate in philosophy. She has published articles and stories in Axxón, Super Sonic, Cuásar, Ficción Científica, miNatura, Próxima, and NM, as well as the anthologies “Terra Nova“, “Alucinadas”, “Antología Steampunk”, “Buenos Aires Próxima”, and “Psychopomp II”. She has also published books including “Memory“, translated by Lawrence Schimel, “Diez variaciones sobre el amor”, a collection of stories, and “Lusus Naturae”. “Terpsichore”, also translated by Lawrence Schimel, appears in October’s Strange Horizons and is part of the anthology” Spanish Women of Wonder ” (whose call won). Also has just been published his novelette, “El tren”. (Her blogs: teresamira.blogspot.com.ar and diezvariaciones.blogspot.com.ar).
GUILLERMO ECHEVERRÍA, born in Buenos Aires, Argentina, into a family of Basque descent. He works in the newspaper library of the Faculty of Exact and Natural Sciences of the University of Buenos Aires. He is part of the group of writers “Los clanes de la luna de Dickeana”. NM magazine has published four short stories (two of them written in collaboration with his wife, Teresa Pilar Mira): “El árbol de nuestra sangre”, “El círculo”, “Extremo cuidado”, “Cortina de humo” and “Rectificando imágenes de aparentes tortugas”. His short story “El círculo” was translated into French for the project carried out by translators from various universities, led by professors from the University of Poitiers, France. He also participates in the Anthology “Buenos Aires Próxima” with the story “N. Bs. As. “, Written with Teresa Pilar Mira.  (His blog:guilleecheverria.blogspot.com.ar).

Alephi: Which sci.fi. book do you like?
Rockwell Hopper : Since we are two writers, Teresa Mira de Echeverría and Guillermo Echeverría, we would have to talk about two books. Teresa: In my case, it becomes difficult to choose between “Dune” by Frank Herbert and “Ubik” by Philip K. Dick, because each of them marked my life in a “before and after”. In fairness, I then choose a third book who redirected my writing again: “The Einstein Intersection” by Samuel R. Delany. A profound, experimental, genuine and rich book. Simply blow my frames of reference.
Guillermo: My choice falls on “Songs of Distant Earth” by Arthur C. Clarke. That was the first time I read about a human colonization of space and Clarke showed everything “human” and “inhuman” that involves expanding through the universe. Relativistic times in a love story. Something that reappeared recently in the film “Interstellar” (which I liked, exactly because of that).  





domingo, 6 de noviembre de 2016

Mis obras presentes en la EUROCON 2016



 Se imaginan la emoción y la alegría que tuve cuando pude ver que se encontraba presente en la EUROCON mi nuevo libro El Tren, gracias a la increíble gente de la Editorial Café con Leche...
La EUROCON es la convención Europea de Ciencia Ficción y Fantasía, que este año coincidió con la HispaCon, de España, en la fabulosa ciudad de Barcelona (ya habrán notado en el logo la famosa salamandra de Gaudí del parque Güell).

  Y, no sólo eso, sino que estuve representada en dos antologías: Spanish Women of Wonders (con mi relato "Terpsichore") y White Star (con mi cuento "I'm deranged") ésta última, un homenaje al genio poético y musical de David Bowie y, a la vez, un reconocimiento a la gran escritora y luchadora Pat Cadigan (los fondos de lo recaudado por esta antología se donarán a la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer).

 Pero ahora vuelvan a imaginarse lo que sentí cuando, además, nombraron mi trabajo en una de las mesas redondas más interesantes de la convención: QUEER EN LA CIENCIA FICCIÓN.
 Un panel de lujo moderado por el escritor y traductor Lawrence Schimel, y con la participación de la escritora e investigadora Lola Robles, la escritora y traductora Arrate Hidalgo y el escritor e investigador Mariano Martín Rodríguez.
 No sólo está el orgullo, como escritora, de ser mencionada como un referente de la escritura de Ciencia Ficción Queer... sino también aquel que tengo como queer yo misma (identidad intersex o fluidx, y orientación bisexual). Resultado: la felicidad total.




Y luego me encuentro con otra mención de mi trabajo en la conferencia: THE SPANISH SCIENCE FICTION SCENE TODAY, llevada a cabo por Cristina Jurado, Leticia Lara y Elías Combarro.



¿Qué más pedir? Bueno, además de la teletransportación; a ver si el próximo año nos encontramos.

Gracias por tanta generosidad.






miércoles, 26 de octubre de 2016

¡Primera (asombrosa) reseña de mi cuento "La Terpsícore" en inglés!


¡Acaba de salir la primera reseña de mi cuento "La Terpsícore"

El cuento, que resultó ganador de la convocatoria/libro Alucinadas (editoras Cristina Jurado y Leticia Lara Palomino) y fue traducido al inglés por Lawrence Schimel, fue publicado como bonus en la revista STRANGE HORIZONS (y pronto saldrá publicado en la versión inglesa de Alucinadas: Spanish Women of Wonders ambas versiones por la fabulosa editorial Palabaristas)... 

¡Y esta reseña es realmente emocionante! Muy hermosa.

Quiero agradecer a su autor, Charles Payseur, quien su sitio Quick Sip Reviews hizo tan elogiosos comentarios y por su profundo análisis que eleva mi obra.

Aquí está la transcripción de esa hermosa reseña:

Quick Sip Reviews
Short(ish) Reviews of Speculative Short Fiction, Poetry, and Nonfiction. Word counts are approximate. Opinions are my own. (also, probably SPOILERS ABOUND!)

Wednesday, October 26, 2016

Quick Sips - Strange Horizons 10/17/2016 & 10/24/2016


Things have mostly settled back down following the Strange Horizons, though they do have a brand new look that is a huge change from their old layout. Also, I accidentally missed the translated story from earlier in the month, so I have rectified that by including it here. There are two stories, then, and two poems, all of which seem to evoke the idea of travel. For some it is a physical thing, the pursuit of a quest, the arch of a journey. For others the travel happens between possibilities and universes, or between times, showing how the distance we travel away from the past can make it vulnerable, can make us vulnerable by extension. These are works that warn and that inspire, and I'm going to get to reviewing them! 


Stories:

"Terpsichore" by Teresa P. Mira de Echeverria, translated byLawrence Schimel (7736 words)

This is a strange story about possibility, about self, about exploration and destruction and service. In it, an engineer named Stephana is part of a project to explore the universe. All while not leaving the skies above St. Petersburg. To do that she is inside a ship with a vast artificial intelligence (well, artificial intelligences, really) that have been wrapped around the dead body of a boy, Piotr. And Piotr manages the experiment that will bring different Stephanas into the ship they share, different versions of Stephana from different realities, different probabilities. All in some way doomed to die because there is only one of them that can return to their reality. The rest are supposed to move on, to venture forth, but even that is complicated by what happens and, well, shit gets real, people. Shit. Gets. Real. [SPOILERS] I love the way the story explores the idea of possibilities, the idea of identity. That all these different people are the same person and are so different. Most female but not all. From the same parents but kinda sorta not. I just love how open the story is about showing how each version of the character is completely valid, that there is no lesser variant. No variant at all, really, because they are all equally so. It's a great moment to realize that this boils down to something much less speculative, that each person is no more variant than another, that everyone just is, is valid and their own person and real. It's a powerful story and one that delves into some dark and complicated waters, bringing Stephana into this strange world where everything is ending, where everything is combining, where it's hard to feel the hard edges of reality. And ultimately it's about dissolution and about seeing beyond the rather arbitrary divides we construct to Other people. It's about those things falling away and self and chance merging into something frightening but beauty. Alive with the truth that it is fear that keeps us apart, that keeps us from understanding each other, from being able to interact as true equals. An incredible read!
...





sábado, 15 de octubre de 2016

Un cuento mío en una gran revista de EEUU

Una enorme, enorme, enorme felicidad. ¡Ya casi me siento en las ligas mayores!

Escuchar a Anaea Lay leer mi cuento en inglés, me eriza la piel...
Lawrence Schimel y Cristina Jurado han sido, junto a mí, los pilotos y copilotos (y el orden no importa) de esta maravillosa nave.
Mi agradecimiento a todos los amigos que con su ayuda, apoyo y empuje de mil formas distintas, son imprescindibles para mí...
Y a Guillermo, que me convenció de que mandara ese cuento a Alucinadas: gracias, mi todo.
(And have to thank to Pamela Sargent, Pat Cadigan, Pilar Pedraza Martinez, Nicola Griffith, Ian Watson and Samuel Delany because you were and are my inspiration... )



La Terpsícore en Strange Horizons

La revista norteamericana de ciencia ficción y fantasía Strange Horizons, terminó una de las etapas de su campaña de patrocinadores, y llegó a los trescientos. Así que el cuento de Tere, "La Terpsícore" (que había resultado ganador de la convocatoria Alucinadas) tanto en castellano como en inglés (gracias a la traducción de Lawrence Schimel) y en sus correspondientes audiolibros, es el bonus que la revista da como premio a sus suscriptores.
Gracias a Strange Horizons por la oportunidad.


Acá lo pueden leer en inglés

Acá lo pueden leer en castellano

Acá lo pueden escuchar en inglés

Y acá lo pueden escuchar en castellano

Espero que les guste.




viernes, 16 de septiembre de 2016

Nueva novela publicada (EL TREN) y reseña de la primera


¡Increíble! En el mismo mes:

   -Sale a la venta mi nueva novela El tren, publicada por la Editorial Café con Leche, de España, con dibujo de tapa de Cecilia García y en breve en venta como ebook que podrá bajarse desde cualquier lugar del planeta,

   -Y también una excepcional reseña de mi novela Lusus Naturae (que pueden bajar gratuitamente en la página de Ficción Científica) hecha por Laura Huelin (Anxo Cunningham) en su página Canal Nostalgia.

   A continuación,
la presentación y la ilustración de tapa de El tren 
y, seguida, la reseña de Lusus Naturae:


Y una de las guindas de Café con Leche para el otoño es esta fantástica historia...
"El tren" de Teresa P. Mira de Echeverría, una novela corta en la que la autora despliega su estilo personal para construir un mundo onírico y salvaje con unos personajes enfermos de deseo: deseo de amor, deseo carnal y deseo de conocimiento. La novela se centra en los conceptos de la otredad y en la convivencia de lo diverso.
Teresa Mira de Echeverría es una maestra de la ciencia ficción especializada en la novela breve. Nacida en Argentina, ha publicado la novela Memory (2015), la antología de relatos Diez variaciones sobre el amor (2015) y ha sido recomendada en diversos medios en español y en inglés. También fue la ganadora de la primera edición de Alucinadas (Palabaristas/Sportula, 2014).
La impresionante cubierta es obra de la ilustradora Cecilia G.F. - Illustration.




Canal Nostalgia

3 de agosto de 2016


Lusus naturae, de Teresa Mira de Echeverría

Reseña de Lusus Naturae

Hace 40,000 años, la humanidad empezó a jugar con la genética. Dejaron de necesitar la reproducción sexual y se mezclaron genéticamente con toda clase de seres. Actualmente, dispersados por la galaxia, ya no quedan pueblos reconocibles como humanos. Simeón y Chaske, que son padre e hijo y mismo ser a la vez, persiguen la profecía que anuncia el encuentro con el hombre verdadero.
Así arranca Lusus Naturae, una novela corta de Teresa P. Mira de Echeverría en la que nos encontraremos a unos cuantos personajes desesperados: desesperados por la aceptación, por descubrir su propia identidad, por luchar contra una religión que ya no se profesa como tal, por la confusión entre ciencia y religión, creencia y hecho; pero sobre todo, desesperados por la posibilidad de la inmortalidad, de conseguir la supervivencia genética de su familia, su raza, y de la victoria que esto supondría.

Teresa Mira rompe el mundo que conocemos para crear este mundo en un futuro tan lejano, donde, como los seres ya no tienen sexo, los roles tradicionales han desaparecido. Y no únicamente los que diferenciaban a hombres de mujeres, si no a los que jerarquizaban a padres, hijos y otros familiares. Esto deriva en uno de los temas que más se tratan en la novela: la identidad. La identidad dentro de la familia, cercana; respecto a los ancestros, respecto al pueblo, e incluso, respecto a la raza o especie.
Cada ser se crea artificialmente a partir de los genes del progenitor y de otros genes con los que completan la fórmula. De esta manera, los hijos nunca son hijos completos, pero tampoco son una escisión del individuo original. Entre dos seres, la relación se establece de manera habitual y sencilla, pero aparecen problemas cuando surge un tercer o un cuarto ser y la genética, el amor innato y el sentido de la protección entran en juego entre ellos. Teresa Mira aprovecha estas nuevas relaciones para hablar del amor innato, del amor entre iguales o entre padres e hijos. Este amor, al igual que los instintos, tiene un gran peso en la trama.

A lo largo de Lusus Naturae nos encontraremos con pocos personajes dentro de un mundo complejísimo. No conoceremos a muchos más que a Simeón y Chaske y su extraña relación hijos-hermanos, que atraviesan la galaxia buscando el gen prometido; y un poco más adelante a Sarraillarotz, que también comparte una relación anómala con Chaske.
Los personajes se creen humanos aunque están lejos, temporal y genéticamente, de serlo. Por eso, durante las primeras páginas nos parecerán ilógicos y extraños, mientras no conocemos sus costumbres ni entendemos del todo la relación que guardan. Eso sí, esto también nos permite conocer unos personajes originales y únicos, no solo psicológicamente. Las pocas descripciones físicas que encontraremos de ellos los alejan mucho de ser seres antropomórficos, que se mueven de manera diferente a como estamos habituados y que no parecen a nada que hayamos visto hasta ahora.

Lusus Naturae es una novela corta, pero no es fácil de digerir. Como todos los relatos sobre profecías, es ambigua y de amplia interpretación. Se tocan muchos temas diferentes, pero no se ofrece ninguna conclusión. Tampoco se nos describe con profundidad a los personajes, ya que, como lo relevante es la trama religiosa-científica y no sus vidas individuales y apenas encontramos descripciones físicas, aunque sí psicológicas.
Los temas tratados tampoco son los más fáciles de digerir. La identidad, como decía antes, la religión, la ciencia, el destino, la inmortalidad... y otros explicados de una manera científica, como el espacio y el tiempo.
He sentido que en algunas partes, especialmente hacia el final, la narración peca de oscura y difícil y al lector se le pierden acciones que serán relevantes después, como la reaparición de personajes que parecían que habían cumplido con su papel o la localización de la acción.
Me parece que Lusus Naturae no puede dejar indiferente. Depende del lector valorar si la dura inmersión en este viaje entre planetas vale la pena, o son demasiadas páginas para tener que apartar la vista del texto de vez en cuando para encajar todas las piezas. Personalmente, he disfrutado y sufrido con la historia a partes iguales. La autora muestra varias ideas y visiones del espacio-tiempo apasionantes, a la vez que la trama religiosa-científica se me hizo cuesta arriba. Los personajes me han parecido increíblemente complejos, y más aún sus relaciones, lo que es tanto un punto positivo como negativo.

Creo que repetiré lo que dije sobre Embassytown, de China Miéville: no es un libro que recomendaría, pero no por su calidad, si no porque es necesario un gran esfuerzo consciente para meterse dentro de la historia. Puede que no la recomiende, pero sí intentaré vendérsela a otros lectores, convencerlos de que el esfuerzo merece la pena, de que se metan dentro de la nave sensible de Simeón y Chaske.

Lusus Naturae es una novela corta de Terea P. Mira de Echeverría. Se puede leer de manera gratuita en su blog.

  1. Hola :) "Simeón y Chaske, que son padre e hijo y mismo ser a la vez" WTF Me parece un mundo bastante complejo, aunque me ha interesado esa creación de vida y ese estudio de las relaciones de amor que se establecen. Aunque puede ser una lectura dura y confusa, si no me deja indiferente, a mi ya me tiene ganado. Un abrazo^^
    Responder

    Respuestas

    1. Es un mundo y unos seres muy complejos, tanto psicológica como físicamente. Pero me siento incapaz de explicarlo mejor sin destrozar el libro y las intenciones de la autora. Al ritmo que lees, si te pones, en una tarde lo terminas; y así ya ves cómo lo explica la historia :P